Sorprende que en este segmento en pleno 2021 todavía se vendan SUV con equipamiento de seguridad recortado, más teniendo en cuenta que la gran mayoría de los SUV del Segmento B (un segmento inferior) ya ofrecen un equipamiento acorde a nuestra época.

 

 

Ahora bien, la lista del Segmento C es más reducida y los que más falencias de seguridad tienen son los autos coreanos, aunque al mismo tiempo terminan siendo los más baratos, al menos en sus versiones de entrada, si los comparamos con el resto de vehículos en esta categoría.

 

Recuerden que Deagencia no recomienda comprar vehículos sin Control de Estabilidad (ESP/ESC) y dos bolsas de aire en este segmento ya no es suficiente. Esta evaluación toma en cuenta el equipamiento mostrado en ficha técnica y las recomendaciones de Latin NCAP para la región.

 

Hyundai Tucson

La nueva generación del Tucson acaba de llegar a Panamá, aunque las mejoras de seguridad se quedaron en Corea del Sur, y es que el modelo GL todavía se vende con apenas dos bolsas de aire y sin ESP. El acero de alta resistencia se nos vende como un extra, cuando es algo que todo vehículo moderno debe tener.

 

Solo puedo recomendar el Hyundai Tucson GLS.

 

Kia Sportage

A excepción del Sportage GT, el equipamiento del resto de las versiones contempla en algunos casos apenas una bolsa de aire y dos en versiones intermedias, mientras que ninguna de ellas tiene ESP.

Publicidad – continúa abajo

 

Este modelo está por recibir una nueva generación y ojalá mejore su equipamiento.

 

Solo puedo recomendar el Kia Sportage GT.

 

Nissan Qashqai y X-Trail

Las versiones de entrada e intermedias de estos modelos solo tienen dos bolsas de aire, aunque toda la gama ya tiene ESP. Solo puedo recomendar las versiones Exclusive.

 

Ahora bien, Nissan ya presentó una actualización para estos modelos y teniendo en cuenta que el Versa y Kicks ya ofrecen de serie seis airbags y ESP, todo indica que sucederá lo mismo con los próximos modelos.

 

¿Qué modelos no recortan seguridad?

Los siguientes modelos no recortan equipamiento de seguridad en ninguna de sus versiones: Toyota RAV4, Honda CR-V, Volkswagen Tiguan, Ford Escape, Mazda CX-5, Subaru Forester, GAC GS5, Peugeot 3008, Mitsubishi Outlander y Jeep Compass.

 

Quiero agregar que me sorprende que algunos colegas del patio busquen justificar que en Panamá se vendan vehículos con poca seguridad porque el “panameño no exige”, o “que no debemos compararnos con otras regiones”. Cuando lo cierto es que en toda Latinoamérica en este segmento ya se ofrecen mejores niveles de seguridad de serie. Nuestro deber como prensa no debe ser el de justificar las decisiones de las marcas, sino más bien la de educar a los clientes y la de señalar las cosas que están mal.

 

Publicidad – continúa abajo