La oferta del Mazda CX-3 2022 se redujo en nuestro mercado a dos versiones (por ahora). No hay mejoras de equipamiento ni ajustes estéticos, pero si un incremento en precio con relación a años interiores. Su precio en Panamá inicia en 23,750 dólares.

 

 

Especificaciones

El Mazda CX-3 en su forma actual hizo su debut en 2014, y empezó su vida comercial el año siguiente como modelo 2016. En algunos mercados dejó de venderse, siendo reemplazado por su hermano mayor, el Mazda CX-30. Dicho esto, Panamá es uno de los pocos países donde la compañía todavía mantiene ambas versiones disponibles.

 

Se anuncian las versiones Sport y Full. A nivel mecánico, ambas reciben su potencia del viejo y conocido motor 2.0 litros L4 atmosférico con 148 hp y 141 lb-pie, acoplado a una transmisión automática de seis velocidades con tracción delantera. Mazda ofrece versiones AWD en otros mercados, pero no llegan a Panamá.

 

Se extrañan ayudas a la conducción

Publicidad – continúa abajo

En seguridad, tiene seis bolsas de aire, control de estabilidad y los anclajes ISOFIX. Es decir, cumple con lo que se espera de un vehículo moderno en este aspecto. Sin embargo, en su rango de precio ya se esperan ayudas a la conducción, un paquete tecnológico que ya ofrecen sus rivales en Panamá, y que la misma Mazda ofrece en otros mercados.

 

 

Tal vez lo único reprochable en cuanto a equipamiento de la versión Sport es que no tiene una pantalla multimedia con Apple CarPlay y Android Auto, pues la misma solo está disponible en la versión Full, acompañada de una cámara de retroceso.

 

Exteriormente, ambas versiones tienen rines de 16 pulgadas, pero la versión Full añade luces de neblina. La versión Full añade también freno de estacionamiento eléctrico con función de auto hold, sensores de estacionamiento, limpiaparabrisas con sensor de lluvia, consola con apoyabrazos y control de velocidad crucero.

 

Disponibilidad

El Mazda CX-3 2022 nos llega desde Japón y sus precios en Panamá son los siguientes:

 

 

 

Recomendación Deagencia

La principal desventaja del Mazda CX-3 es su precio, pues es un SUV compacto con un diseño moderno, una mecánica confiable y cumple con lo mínimo que se espera en seguridad. Además, como buen Mazda la calidad de ensamblaje y de interiores son sus mejores cartas. No obstante, pensamos que hubiese tenido más sentido si Mazda lo vendiera con tracción integral, al menos para justificar el incremento en costo. También se extraña un sistema multimedia acorde a nuestros tiempos en la versión más barata, más teniendo en cuenta su precio.

 

Ficha técnica completa y comparador disponible en nuestra sección de autos (aquí).

 

 

Galería: Mazda CX-3

 

Publicidad – continúa abajo