La marca alemana anuncio el lanzamiento de una nueva generación de modelos, desarrollados pensando en las necesidades de nuestra región y sustentados sobre la plataforma MQB del Grupo Volkswagen. El primero de ellos será el Volkswagen Polo Track y llegará en 2023.

 

 

Una nueva familia de modelos

Volkswagen invertirá 1,250 millones de dólares en América Latina hasta 2026 en sus fábricas y centros desarrollos ubicados en América del Sur. Gracias a esta inversión, se podrá afrontar los relevos generacionales de los Gol, Voyage y Saverio, todos a partir de la arquitectura MQB, lo que genera ahorros en los costos de desarrollo.

 

Publicidad – continúa abajo

El Volkswagen Polo Track será el primero, un compacto para el Segmento B, el cual se producirá en 2023 en la planta de Taubaté, Brasil. Pese a ser un producto económico, llevará la misma arquitectura modular MQB de los modelos más modernos de la casa, lo que ofrece un abanico de posibilidades.

 

Volkswagen confirma más de cuatro vehículos. “Los autos de entrada son cada vez más seguros, más equipados y más caros”, explica Pablo Di Si, presidente del fabricante para América Latina.

 

Proyecto Tarok

Extraoficialmente, existen fuertes rumores sobre el desarrollo de una pickup compacta, sobre la base del nuevo VW Taos, llegaría al mercado para rivalizar con la Fiat Toro, Ford Maverick y la próxima Chevrolet Montana, el llamado Proyecto Tarok. Además, no se descarta un nuevo SUV de entrada.

 

Por último, la compañía promete invertir en el desarrollo de biocombustibles, como ya lo había anunciado anteriormente. El objetivo es aprovechar el etanol, el cual emite hasta un 90% menos carbono que la gasolina, un complemento interesante a la estrategia de electrificación de VW.

 

Publicidad – continúa abajo