La medida destinada a mejorar la seguridad vehicular en uno de los países con las carreteras más peligrosas del mundo enfrentó la resistencia de algunos fabricantes de automóviles desde un inicio y estaba programada para entrar en vigor el pasado 1 de octubre de 2022.

 

 

 

“Teniendo en cuenta las limitaciones de la cadena de suministro global que enfrenta la industria automotriz y su impacto en el escenario macroeconómico”, las reglas se implementarán a partir del 1 octubre de 2023, dijo Nitin Gadkari, Ministro de Transporte.

 

Según Maruti-Suzuki, la medida elevará considerablemente el precio de los vehículos y alejará de las vitrinas un gran grupo de clientes. No obstante, desde el Ministerio de Transporte estiman que agregar cuatro bolsas de aire no costaría más de 75 dólares. Por otro lado, la consultora JATO Dynamics estima que el costo podría incrementarse al menos 231 dólares.

 

En India, las seis bolsas de aire usualmente solo se ofrecen en las versiones más caras, es decir, son opcionales. Una estrategia de ventas que también se utiliza en nuestro país, precisamente en su mayoría por las marcas que importan sus vehículos desde India.

 

Panamá podría verse beneficiado

Por ejemplo, al momento de escribir esta nota, Kia todavía vende en Panamá los Sonet y Seltos con apenas dos bolsas de aire en algunas versiones, mientras que Hyundai vende el Accent con apenas una bolsa de aire en la versión de entrada y solo puede llevar dos bolsas de aire como máximo. Todos son importados desde India. Lo mismo sucede con algunos modelos de Suzuki.

 

De aprobarse la medida, la seguridad de los vehículos importados desde India debería mejorar en nuestro país. Al menos, que por decisiones de las marcas y a falta de una regulación local, se continúe enviándonos vehículos con seguridad mediocre.

 

Vale la pena mencionar que existe un Proyecto de Ley que busca mejorar la seguridad de los vehículos nuevos que se venden en Panamá, impulsado por el diputado Juan Diego Vásquez, aunque pareciese estar estancado (ver nota).

 

Sin lugar a dudas, los autos se volverán más caros, pero también serán mucho más seguros.

 

Fuente: Reuters