Los vehículos del Segmento B, son los que mayor número de ventas representan en Panamá. Por tamaño se encuentran a medio camino entre los citycar (Kia Picanto) y los sedanes compactos (Toyota Corolla). Los referentes del segmento en ventas son los coreanos, quienes dominan nuestro mercado con el Hyundai Accent y Kia Rio.

 

Un informe divulgado en 2020, que lideró el Banco Interamericano de Desarrollo, estableció que la adopción de mejores estándares en la industria automotriz evitaría hasta 60,000 muertes al año.

 

La gran mayoría de vehículos en Latinoamérica adolecen de niveles de seguridad al compararlos con los ofrecidos en países de Primer Mundo. Varios carecen de elementos básicos, como frenos ABS, control electrónico de estabilidad (ESC) o insuficiente cantidad de bolsas de aire.

 

Los expertos de Latin NCAP, recomiendan comprar vehículos con al menos cuatro bolsas de aire, control de estabilidad, frenos ABS y anclajes ISOFIX. En Panamá solo 3 vehículos cumplen con estas recomendaciones.

 

Top 3 de los sedanes más seguros del Segmento

1. Nissan Versa: La nueva generación del Versa llegó a toda latinoamérica con un equipamiento de seguridad inédito. De serie ahora ofrece 6 airbags, control de estabilidad y anclajes ISOFIX. Su precio inicia en 16,000 dólares.

 

Publicidad – continúa abajo

 

2. Chevrolet Onix: El Onix se sacude toda la fama de auto inseguro que tuvo a través de los años en sudamérica y ahora llega de serie con 6 airbags, control electrónico de estabilidad y anclajes ISOFIX. Su precio inicia en 13,904 dólares.

 

 

3. Volkswagen Virtus: La apuesta alemana se ofrece de serie con 4 airbags, control electrónico de estabilidad y anclajes ISOFIX. Su precio inicia en 19,950 dólares.

 

 

Según la NHTSA el costo para un fabricante instalar el sistema de control de estabilidad es de tan sólo 111 dólares (en el 2005).

 

Se tiene que aplaudir a las marcas que aún con la falta de un regulación en la región, están tomando acciones, sin embargo el resto debe mejorar.

 

Publicidad – continúa abajo