La aventura de Mercedes-Benz en el segmento de pickups medianas duró solo dos años. Será un caso de estudio acerca de todo lo que no debe hacer una marca del calibre de Daimler.

 

 

Mercedes Benz anunciaba a mediados del año 2017 un nuevo proyecto para competir en el segmento de las pickups medianas. Para hacerlo una realidad, la marca decidió fabricarla sobre la base de la Nissan Frontier, decisión que pudo ser una de las razones de su final prematuro.

 

Mecánica

Bajo el capó la pickup de Mercedes heredaba la gran mayoría de motores de la Nissan Frontier. Sin embargo meses más tarde, Mercedes anunciaba su propio motor, se trataba de un V6 Turbodiesel 3.0 litros, capaz de generar hasta 258 caballos de fuerza y 404 lb-pie de torque. Con este motor se convertía en la pick-up mediana más potente del mercado.

Este motor era capaz de entregar el máximo torque entre 1400 y 3200 rpm y estaba acoplado a una caja automática 7G-Tronic Plus, que contaba con hasta cinco diferentes modos de manejo y reductora.

El sistema de suspensión recibía interesantes mejoras por parte de Mercedes. La Clase X tenía el mismo esquema de la Frontier: McPherson adelante y eje rígido con multi-link atrás. Sin embargo, el ajuste era más confortable, manteniendo sus capacidades todoterreno, volumen de carga y una gran capacidad de arrastre.

 

Equipamiento

Su equipamiento entre otras cosas incluía; luces LED High Performance, pantalla táctil de hasta 8.4″, equipo de sonido de 8 bocinas, detalles interiores en aluminio y madera, asientos en cuero con hasta 4 combinaciones y un arsenal de ayudas a la conducción, como frenado autónomo, mantenimiento de carril, entre otros.

 

Adiós definitivo

Publicidad – continúa abajo

La intención de Mercedes Benz era vender este pickup en Australia, Europa, América Latina y África. Sin embargo la marca anunció a principios de este año, que el proyecto sería cancelado, una aventura que duró solo dos años.

 

Las ventas nunca alcanzaron las expectativas de Daimler. A eso se sumaron problemas de calidad, con recalls para la Clase X donde Mercedes Benz acusó a Nissan. Además de problemas contractuales en relación al precio de manufactura.

 

Para Daimler, la decisión de finalizar la producción del Mercedes Benz Clase X implicaría el pago de una cláusula a Nissan por terminación anticipada del contrato.

 

Al final el Mercedes Benz Clase X en su corto periodo de vida, nunca llegó a los concesionarios en Panamá.

 

Fuente: Autoblog Argentina

 

Galería

 

Publicidad – continúa abajo