Porsche presento este mes una joya para coleccionistas. Se trata de una versión conmemorativa para recordar el 50° aniversario del fallecimiento de Pedro Rodríguez, considerado por expertos como el piloto mexicano más exitoso de todos los tiempos. Esta pieza única no está a la venta, será subastada.

 

 

Un Porsche único en el mundo

Este homenaje estuvo a cargo del equipo de Porsche Exclusive Manufaktur, la división de personalización de la compañía, tomando como base el Porsche 911 Turbo S de 641 hp y 590 lb-pie de torque, el cual acelera de 0 a 100 km/h en tan solo 2.7 segundos y alcanza una velocidad máxima de 330 kilómetros por hora.

 

‟Este auto tiene elementos únicos que no podrá tener ningún otro auto del mundo; por ejemplo, el nombre de las ocho carreras ganadas por Pedro Rodríguez con el 917, las cuales están inscritas en el spoiler trasero”, dijo Camilo San Martín, Director de Porsche de México.

 

Además, la configuración con los detalles y equipamiento de esta unidad ha sido bloqueada en el configurador de Porsche, así como en el sistema de producción, de manera que esta unidad es, literalmente, irrepetible.

 

Publicidad – continúa abajo

Estéticamente, este modelo se viste de los colores azul y naranja de Gulf, misma combinación utilizada por el icónico Porsche 917 KH, con el que el piloto mexicano se alzó vencedor en ocho carreras, entre las cuales se encuentran dos ediciones de las 24 Horas de Daytona.

 

La personalización incluye entre otras cosas también tapizado en color azul con bordados en color naranja, insertos en fibra de carbono, rines de 20 pulgadas con un diseño exclusivo en color negro brillante e incluso un juego de maletas en el mismo color del interior.

 

Disponibilidad

Como les mencione, Porsche no venderá esta unidad, la misma será subastada a finales de este año y lo recaudado será destinado a diversas causas benéficas.

 

En Panamá, el Porsche 911 Turbo S se puede comprar actualmente desde 280,900 dólares.

 

Galería: Porsche 911 Turbo S “One of a Kind”

 

Publicidad – continúa abajo