Mazda presentó el nuevo CX-60, un SUV situado por encima del CX-5 y con él que se estrena la nueva plataforma con tracción trasera e integral con motor longitudinal de Mazda. Además, se trata del primer híbrido enchufable de la compañía.

 

 

La nueva plataforma de Mazda se denomina Skyactiv Multi-Solution Scalable Architecture y es la base de un nuevo capítulo en la historia de la marca que ahora quiere convertirse en una más exclusiva y plantar cara a los alemanes. Es decir, ahora Mazda tiene todas las intenciones de ser un emblema prémium, al menos en los mercados de primer mundo.

 

El Mazda más potente de la historia

Ahora bien, entrando en los detalles del Mazda CX-60, el nuevo SUV de la casa se posiciona un escalón por encima del Mazda CX-5. Mide 4745 mm de largo, 1890 de ancho y su distancia entre ejes es de 2870 mm. Dentro de sus rivales en el segmento prémium se encuentran modelos como los BMW X3, Mercedes GLC, Audi Q5, Lexus NX y Volvo XC60.

 

En una primera instancia, solo se ofrecerá como un híbrido enchufable con el sistema i-Activ AWD de tracción total, pero que en este caso impulsa principalmente las ruedas traseras. Bajo el capó, la potencia proviene de un motor 2.5 litros de cuatro cilindros a gasolina apoyado por un motor eléctrico.

 

Mazda firma una potencia para el motor a combustión de 189 hp y 193 lb-pie, y para el motor eléctrico de 134 hp y 184 lb-pie. En conjunto, se anuncian 323 hp y un respetable torque de 369 lb-pie, potencia que se gestiona a través de una transmisión automática de 8 marchas.

 

Así, el CX-60 se convierte en el modelo en serie más potente de la historia de Mazda, con una aceleración de 0 a 100 km/h en 5.8 segundos y una velocidad máxima limitada a los 200 km/h.

 

El conjunto mecánico se alimenta de una batería de 17.8 kWh de capacidad situada debajo de los asientos delanteros, lo que le otorga una autonomía en modo 100 % eléctrico de 63 km según el ciclo WLTP. Le toma aproximadamente 4 horas cargar su batería si se utiliza un tomacorriente de 220 V.

 

 

En el interior, se encuentra el característico diseño exclusivo de Mazda, con una pantalla táctil multimedia flotante, que si se conduce solo se puede comandar usando el mando rotativo. Por otro lado, estrena un clúster de instrumentos 100 % digital.

 

Tiene también soporte para Apple CarPlay y Android Auto inalámbrico, techo panorámico, un sistema de reconocimiento facial para ajustar la configuración del vehículo de acuerdo al conductor de turno, entre otros elementos que se esperan en un vehículo de este tipo.

 

Disponibilidad

Más adelante, Mazda ofrecerá otras versiones del CX-60 potenciadas por motores a gasolina de seis cilindros en línea, además de un 3.3 litros diésel también de seis cilindros en línea.

 

El Mazda CX-60 se fabricará en Japón y su disponibilidad ha sido confirmada para Australia, Europa y obviamente su país de origen. Mientas, Estados Unidos recibirá el Mazda CX-70, un nuevo SUV más grande y del cual debemos conocer mayores detalles próximamente.

 

 

Galería: Mazda CX-60

 

Archivo para descargar: Nota de prensa.

 

Publicidad – continúa abajo