El aviso por parte de la National Highway Traffic Safety Administration (NHTSA) revela que algunos modelos podrían incendiarse incluso con el motor apagado. Ambas marcas notificaron a sus clientes en ese país y recomendaron estacionar los vehículos afuera y lejos de edificios para evitar mayores daños.

 

 

Esto es lo que se sabe

Si bien se desconoce la causa exacta, los fabricantes coreanos creen que el problema está relacionado con un componente eléctrico en el sistema de frenos antibloqueo (ABS), el cual puede causar un cortocircuito y posiblemente provocar un incendio en el compartimiento del motor.

 

El llamado a revisión incluye 357,830 autos de Hyundai, incluidos los Santa Fe fabricados entre 2016 y 2019 y los Tucson entre 2014 y 2015. Por otro lado, los de Kia son 126,747 autos, incluyendo el Sportage fabricado en 2016 y los sedanes K900 fabricados entre 2016 y 2018.

 

Los concesionarios inspeccionarán el módulo afectado y podrían reemplazarlo por uno nuevo de ser necesario. Además, en algunos casos se reemplazará un fusible que controla la corriente eléctrica a la unidad de frenos ABS, por uno que reducirá la cantidad de energía que ingresa al módulo. Sobra decir, que las reparaciones serán gratuitas.

 

No es la primera vez

Tanto Hyundai como Kia han emitido múltiples llamados a revisión en Estados Unidos en los últimos años, incluyendo más de 3.5 millones de autos con riesgo de incendio por diferentes razones.

 

En 2020, la NHTSA anunció sanciones por un total de 210 millones para ambas marcas, después que la agencia determinará que los fabricantes no realizaron los retiros anteriores de manera oportuna.

 

Sobre posibles afectaciones en Panamá, Petroautos nos confirmó por parte de Hyundai que el llamado a revisión no afecta a nuestro país. Por otro lado, Grupo Sílaba en representación de Kia nos confirmó que están esperando respuesta por parte del fabricante.

 

Actualización: Los representantes de Kia nos confirmaron también que ninguno de los modelos en Panamá se encuentran afectados.

 

Fuente: NTSHA

 

Publicidad – continúa abajo