BMW presentó una actualización para toda la gama del Serie 8. Son mejoras de equipamiento, una inyección extra de tecnología y ligeros ajuste estéticos, para afrontar mejor el resto de la vida comercial que le queda por delante a la generación vigente que data de 2018. Las mejoras afectan también a los M8.

 

 

Esto es lo que cambia

A nivel diseño, ahora toda la gama tiene de serie un kit deportivo M Sport, que trae consigo entre otras cosas rines de 19 pulgadas o de 20 pulgadas en los modelos potenciados por un motor V8. También hay frenos M Sport más eficientes y un diferencial M Sport, aunque este último es opcional en los modelos de 6 cilindros si se opta por el paquete M Sport Pro.

 

Además, estrena una nueva parrilla frontal, ahora con barras verticales en forma de U y la parrilla iluminada “Iconic Glow” suma un nuevo patrón que se activa cuando se desbloquea el vehículo o cuando se abre la puerta. Una función que el conductor puede desactivar manualmente.

 

Por último, en lo que respecta a equipamiento interior, ahora incluye de serie el BMW Live Cockpit Professional, un centro de mandos compuesto por dos pantallas de 12.3 pulgadas.

 

No se reportan mejoras mecánicas, y se mantiene la misma oferta de motores compuesta por un motor V8 de 4.4 litros con 530 hp, al igual que un motor diésel de 6 cilindros mild hybrid y un 6 cilindros a gasolina.

 

Disponibilidad

El nuevo BMW Serie 8 empezará su vida comercial en los próximos meses en los mercados más importantes. Actualmente, se fabrica en la planta de Dingolfing, Alemania.

 

Archivo para descargar: Nota de prensa.

 

 

Galería: BMW Serie 8 2023

 

Publicidad – continúa abajo